Fundada en el siglo XI, durante mucho tiempo Brujas constituyó un importante eje comercial de Europa del Norte y gracias a ello se convirtió en una de las ciudades más ricas de esa región. Al perder este esplendor, quedó prácticamente olvidada hasta el siglo XX que resurge como uno de los destinos turísticos más importantes del viejo continente.

Brujas es considerada como la ciudad más turística de Bélgica. Recibe al año más de 3 millones de visitantes que van en busca de descubrir la que se conoce como una de las ciudades medievales en mejor estado de conservación.

Para que no te pierdas ni un detalle si piensas visitar tan encantador sitio, en este artículo te comento los 5 lugares que no debes dejar de conocer.

Belfort, el campanario de Brujas:

Esta antigua edificación de estilo gótico es uno de los símbolos que identifican a la ciudad y desde 1999 consta como Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO.

Se trata de una construcción de 83 metros de altura que acompaña a los ciudadanos residentes en Brujas desde la Edad Media.

Por aquella época sus funciones eran las de servir como torre de vigilancia para prevenir incendios y las de alertar a los residentes con el toque de sus campanas.

En la actualidad alberga en sus instalaciones un museo donde se explica detalladamente la historia del campanario acompañada de la exposición de diversos objetos antiguos.

Uno de los atractivos más interesantes del campanario es llegar hasta la cima subiendo sus 366 escalones. Si bien es cierto que es una suma considerable, hay que destacar que como premio obtendrás las mejores vistas de la ciudad.

Iglesia de Nuestra Señora:

Otro de los monumentos de visita imprescindible en la ciudad de Brujas es la Iglesia de Nuestra Señora. Esta emblemática edificación fue construida en el siglo XIII y su arquitectura es una muestra fiel del estilo gótico con el que diseñaban las construcciones de esa época.

Uno de los elementos más distintivos de la iglesia es su torre. La misma tiene una altura de 122,3 metros y es considerada como la la segunda torre hecha de ladrillos más alta del mundo. En sus instalaciones alberga obras de arte de elevado valor tales como la Madonna de Brujas o ¨Virgen con niño¨ de Miguel Ángel y el Tríptico de la Pasión de Cristo del pintor belga Bernard van Orley. Además también guarda los mausoleos de Carlos el Temerario y María de Borgoña, así como también yace el corazón de Felipe el Hermoso junto a los restos de su madre María de Borgoña.

Museo Groeninge:

Ubicado en un antiguo edificio, el Museo Groeninge (Groeningemuseum) es uno de los sitios que no puedes dejar de visitar en Brujas tanto si eres amante de las Bellas Artes como si no, pues ofrece la oportunidad de conocer la historia de esta encantadora ciudad de un modo diferente, a través del arte.

Fue fundado como Academia de Dibujo en el año 1716 pero su crecimiento como museo de arte se dio durante el siglo XIX, comenzando su colección con donaciones recibidas por parte de los artistas.

Al recorrer sus salas tendrás la oportunidad de apreciar una representación de todo el quehacer artístico desarrollado en Bélgica a lo largo de seis siglos, desde el siglo XIII hasta el XIX contando con obras de muy diversos estilos y un elevado valor artístico. Entre las más destacadas que pueden apreciarse se encuentran: Virgen del canónigo Van der Paele de Jan Van Eyck, Tríptico de Guillaume Moreel de Hans Memling y Muerte de la Virgen de Hugo van der Goes.

Este museo abre sus puertas al público de martes a domingo en el horario de 9:00 am a 5:00 pm.

Parque Minnewater:

El parque Minnewater (Minnewaterpark) es uno de los destinos más románticos que pueden visitarse en Brujas. Se trata de uno de los rincones más bellos de la ciudad. Adornado con un paisaje espectacular donde abunda la naturaleza, allí se puede encontrar un remanso de paz.

Entorno al origen de su nombre existen muchas teorías, entre ellas que fue bautizado de esa manera debido a una leyenda romántica al estilo de la famosa historia de Romeo y Julieta. Cuentan que en el fondo del lago yace el cuerpo de una joven a la que le prohibieron casarse con su amado por diferencias entre las familias.

Lo cierto es que si vas a Brujas no puedes perderte el encanto de este delicioso parque.

Paseo por los canales:

Aunque no se trate de un lugar en específico no puedo terminar este listado sin mencionar los canales de la ciudad y recomendarte un paseo a través de ellos. Es bien sabido que existe una gran diferencia entre recorrer Brujas a pie o hacerlo a través de sus canales ya que de este último modo es posible llegar a rincones que son inaccesibles de cualquier otra forma.

Hacer este paseo permite a los visitantes conocer la verdadera esencia de Brujas, conectar con el espíritu medieval y romántico que embarga a esta hermosa ciudad. Se pueden apreciar desde otro ángulo las construcciones antiguas, disfrutar de la naturaleza de manera más cercana y descubrir por qué esta ciudad también ha sido bautizada como la Venecia del Norte. Sus canales jugaron un rol protagónico en el esplendor que disfrutó esta ciudad en tiempos remotos ya que era una ruta muy utilizada para el comercio internacional debido a su posición geográfica.

En el continente europeo muchos son los destinos que resultan verdaderamente tentadores por todas las opciones que nos ofrecen, sin embargo no cabe la menor duda de que Brujas es un lugar que lo tiene casi todo para brindarnos experiencias inolvidables.

Recuerda la nueva regulación que los Estados del espacio Schengen comenzarán a aplicar a partir del 2021. Es una autorización conocida como permiso ETIAS que tendrán que solicitar todos los ciudadanos de países que pueden viajar al espacio Schengen sin necesidad de visado. El permiso se gestionará de forma sencilla por vía electrónica y tendrá un costo de ocho euros para los mayores de edad. No tendrás que solicitarlo cada vez que viajes a alguno de estos países pues es válido durante tres años mientras el pasaporte tenga vigencia.