Burdeos se ha convertido en una de las más importantes ciudades francesas. Su tradición vinícola, su conjunto urbano y sus múltiples ofertas culturales la han posicionado como uno de los destinos turísticos más visitados del país.

Bautizada como la ¨La Perla de Aquitania¨, se destaca por contar con un casco histórico reconocido entre los más hermosos de Europa. Tanto es así que en el año 2007 la UNESCO declaró a la ciudad portuaria de Burdeos como Patrimonio Histórico de la Humanidad.

Recorrer este maravilloso lugar puede representar un increíble viaje en el tiempo de la mano de sus magníficos vinos y su excelente gastronomía. Es por eso que en este artículo podrás encontrar más de una razón que te impulsarán a planificar allí tus próximas vacaciones.

Visitar ¨La cité du vin¨:

La historia del vino en Burdeos es tan antigua como la de la propia ciudad pues desde la ocupación por los romanos de esas tierras hasta la actualidad, Burdeos se ha destacado por sus extensos cultivos de la vid y la excelente calidad de sus vinos reconocida a nivel mundial.

Es por eso que visitar ¨La cité du vin¨ es una de las razones más poderosas para no dejar de ir a esta ciudad. Se trata de un imponente edificio ubicado a orillas del río Garona que fue inaugurado en el año 2016 y donde podrás interactuar de manera directa con la historia y desarrollo de la viticultura.

¡Envíe su solicitud hoy y obtenga su autorización ETIAS por correo electrónico

Es un lugar que alberga diez plantas dedicadas a homenajear la tradición vinícola. Contiene salas de exposiciones permanentes y temporales donde puedes apreciar los más increíbles temas relacionados con el vino. Organiza recorridos que llevan a los visitantes al inicio de esta cultura y su evolución a través de los años de una forma completamente interactiva y disponible en 8 idiomas. Se dan lugar a talleres donde demuestran a los participantes como apreciar de la mejor manera esta exquisita bebida. Además cuenta con un área desde donde se obtienen magníficas panorámicas de la ciudad.

Esta impresionante edificación es todo un símbolo de la ciudad no solo por su misión de brindar la oportunidad a sus visitantes de profundizar en la historia del vino y su proceso de elaboración, sino  también por su icónica arquitectura.

Recorrer la Catedral de San Andrés:

Esta majestuosa iglesia data de finales del siglo XI y se encuentra entre los principales monumentos de la ciudad. Es distinguida como una de las primeras construcciones de estilo gótico de la región de Aquitania y tal es su valor histórico que en diciembre de 1998 la UNESCO la declaró como parte del Patrimonio de la Humanidad de los Caminos de Santiago de Compostela en Francia.

Marque aquí si es elegible para ETIAS.

De su construcción original sólo se conservan los muros interiores de su salón principal. Sin embargo, aunque ha sufrido modificaciones aún es posible apreciar la influencia del estilo angevino.

En el exterior se encuentran algunos de sus detalles arquitectónicos más relevantes como la Puerta Real en cuyo arco se halla esculpida la magnífica obra conocida como ¨El Juicio Final¨ y al recorrer los salones interiores los visitantes pueden deleitarse admirando su decoración protagonizada por sus extraordinarias vidrieras.

Al visitar la catedral tendrás la oportunidad  de conocer la torre Pey Berland, construida en el siglo XV en cuya cúspide se encuentra una magnífica representación de Notre-Dame de Aquitania.

Deleitarse en la Place de la Bourse:

Cuando se habla de Burdeos siempre nos vienen a la mente sus prestigiosos viñedos y la imagen de esta emblemática plaza. Fue construida para homenajear al rey Luis XV de Francia y también con el objetivo de modernizar la ciudad.

Diseñada por Ange-Jacques Gabriel, arquitecto personal de Luis XV, está rodeada de edificios ubicados simétricamente y debido a su majestuosidad es considerada como una de las obras más distintivas de la arquitectura clásica francesa del siglo XVIII.

En ella radicaban importantes instituciones de la época como el Palacio de la Bolsa que en la actualidad funciona como la Cámara de Comercio de la ciudad y el edifico de la Aduana que hoy abre sus puertas como el Museo Nacional de Aduanas.

Uno de los espacios que más llama la atención dentro de la plaza es ¨El Espejo de Agua¨. Es la estructura de su tipo más grande en el mundo y en verano es muy apreciado sobre todo por los niños que suelen ir a refrescarse entre sus chorros de agua.

Degustar su exquisita gastronomía:

Como debes conocer los franceses se destacan, entre otras cosas, por su buen manejo de la gastronomía y cada región de este país cuenta con una amplia tradición culinaria. En este caso Burdeos no es la excepción y en su cocina tradicional sobresalen algunos platos que son de gran aceptación.

Entre los más apreciados de su gastronomía está el Magret de Canard. Es una receta que se realiza con carne magra de la pechuga del pato y aunque no requiere de una elaboración complicada, en Burdeos la preparan de manera especial acompañada con una salsa a base de vino tinto, chalotas y especias.

El Foie Gras es otra de las especialidades de esta región francesa. Elaborado con hígado de ganso o de pato, este producto  es un clásico de Burdeos y suele consumirse en ocasiones especiales.

Vea también: Claves para disfrutar al máximo tu visita a la capital sueca

Por último, también me gustaría recomendarte un postre típico de la región, los canelés. Son pequeños bizcochos preparados a base de huevos, azúcar, leche, mantequilla y harina y perfumados con ron y vainilla. Tienen un sabor muy delicado y generalmente se consumen como acompañamiento del desayuno o al final de las comidas.