Cuando se estudia la gastronomía que identifica al pueblo húngaro es posible percibir que se encuentra influenciada por una mezcla asombrosa de elementos que provienen de culturas culinarias de pueblos asiáticos, europeos e incluso americanos.

Sus recetas tradicionales se caracterizan por aromas y sabores bien distintivos donde alimentos como carnes, en especial la roja y verduras, entre las que sobresalen la papa y el maíz, juegan un rol protagónico. Además, frecuentemente sus platos son aderezados con pimentón, ajo y cebolla. Los lácteos como la leche, el requesón y la crema agria forman parte indispensable de sus preparaciones culinarias así como el uso de la manteca de cerdo combinado con aceite vegetal.

Para los húngaros la comida principal es el almuerzo, momento al cual dedican más elaboraciones con entrantes como sopas y platos principales. La pastelería y la repostería también son muy importantes dentro de su gastronomía, sobre todo la que se produce de manera artesanal.

Dentro de este artículo dedicado a la gastronomía de Hungría, no podemos dejar de mencionar su tradición vinícola, reconocida a nivel mundial gracias a la producción de vinos de excelente calidad.

Gulash húngaro:

El gulash es una receta tradicional de Hungría y en los países vecinos a este ha tenido muy buena acogida debido a su sencilla elaboración y su exquisito sabor, aunque hay que aclarar que la receta en estos lugares puede ser diferente a la original.

En este caso estamos hablando de un guiso de carne, el cual en sus orígenes solo constaba de carne de ternera troceada, manteca y cebolla. Con el paso de los años esta receta ha evolucionado y en la actualidad se prepara además con ajo, paprika, pimienta negra, vino tinto, tomate y puerro. Dependiendo de la región donde sea elaborada, el guiso es más espeso o prácticamente una sopa. En muchos lugares de Hungría suelen acompañar el plato con nata agria, ensalada de papa y perejil, pan y un tipo de pasta llamada Spätzle.

Aunque es un plato de origen humilde, cuya preparación no requiere de elaboraciones complejas, es uno de los más representativos del recetario tradicional húngaro.

Letscho:

Otro de los platos típicos de Hungría es el denominado ¨Letscho¨. En esta ocasión se trata de una preparación a base de verduras donde los ingredientes principales son los pimientos, tanto el rojo como el verde. Además de los pimientos, también conforman esta receta cebollas y tomates. Se cortan los ingredientes en tiras y se cocen en una sartén junto con tocino hasta obtener una masa uniforme. A esta preparación puede agregársele vino tinto y hay que mencionar que la receta original de Hungría lleva pimentón picante, que es lo que la distingue de otras elaboraciones de la misma receta en diferentes regiones.

Es un plato que suele servirse acompañando principales como carne estofada o a la parrilla.

Töltött Káposzta o Repollo Relleno:

Para continuar con nuestro listado de platos típicos de la gastronomía húngara, te presentamos el ¨Töltött Káposzta¨ o Repollo Relleno. Consiste, como indica su nombre, en hojas de col envueltas y rellenas con carne, la mayoría de las veces. Aunque es común encontrarlo como parte del recetario tradicional de muchos países, este plato es muy popular en Hungría e incluso se defiende la teoría de que fue en este país que vio su origen. Suelen prepararlo en muchas ocasiones con un relleno de carne de buey, cordero o cerdo. Sin embargo, la carne puede verse sustituida por otras verduras o arroz convirtiéndolo de esta forma en una opción muy saludable. Además, en su preparación también se emplean otros ingredientes como ajo, pimienta, cebolla, aceite, pimentón dulce, tomate y crema agria.

Se consume sobre todo en temporada de invierno, ya que no se trata de un plato ligero.

Tarta Dobos:

Al enlistar los platos típicos de la gastronomía húngara no podemos dejar de mencionar su exquisita pastelería, en especial la ¨Tarta Dobos¨. Este maravilloso postre vio su origen en el siglo XIX, de la mano de uno de los pasteleros más famosos del país: Jozsef C. Dobos. Su fama se extendió a nivel internacional al ser una receta distinta a todas las que en aquella época existían y además, al hecho de que se convirtió en uno de los postres favoritos de la realeza.

Es un pastel que consta de cinco capas de bizcocho elaboradas individualmente. Se separan entre sí por una deliciosa crema hecha a base de mantequilla y chocolate donde la cubierta es elaborada con caramelo glaseado y la decoración de la misma llama la atención ya que no reproduce el estilo típico de los pasteles si no que se presenta con formas triangulares hechas de caramelo.

Vinos húngaros:

Como habíamos comentado con anterioridad, en Hungría existe una amplia tradición en la viticultura. El vino húngaro se hizo famoso durante el siglo XVIII, cuando el denominado ¨Tokaji¨ enamoró a los representantes de la más alta sociedad del viejo continente. Se trata de un vino blanco de sabor dulce, ideal para acompañar platos como el hígado de oca. En la actualidad es uno de los elementos simbólicos de esta nación en cuanto a su cultura y gastronomía.