Como es conocido en el mundo entero, España ha sido uno de los países más afectados por la presencia del nuevo coronavirus. Tal motivo obligó a las autoridades de esa nación a tomar estrictas medidas sanitarias para combatir la enfermedad. Como parte de las disposiciones dictadas por su gobierno se destacaron las relacionadas con el distanciamiento social. Con lo cual, se vieron suspendidas todas las actividades que por su naturaleza implicaban aglomeraciones de personas, entre ellas la celebración de partidos de fútbol.

Coronavirus entre jugadores de fútbol

A inicios de marzo, como consecuencia del aumento de casos diagnosticados con coronavirus, las máximas autoridades del fútbol español estimaron conveniente jugar sus partidos a puerta cerrada. Sin embargo, el impulso definitivo para suspender las actividades relacionadas con LaLiga de España fue la aparición de personas con coronavirus en los clubes deportivos. El 12 de marzo de 2020 se determinaba la cancelación de partidos y entrenamientos. Priorizando de esta manera la  salud de jugadores, técnicos y demás miembros de los clubes de fútbol.

A medida que la situación en España respecto al coronavirus fue mejorando, muchas fueron las propuestas para garantizar un retorno seguro a las actividades relacionadas con el deporte. La realización de pruebas de coronavirus a los jugadores tanto de LaLiga Santander como de LaLiga SmartBank ha sido fundamental para permitir dar continuidad a los entrenamientos. Los resultados de las mismas arrojaron 5 casos positivos a la enfermedad dentro de los futbolistas. Todos ellos en la fase final y sin presentar síntomas relacionados con la COVID-19. Como parte del plan de acción ante estos casos, se han dictado un grupo de medidas entre las que se destacan las siguientes:

  • Priorizar quedarse en sus casas, sin dejar de realizar la actividad física individual que han ido practicando durante la cuarentena. Asimismo, quienes sean jugadores de fútbol deberán seguir las indicaciones específicas de su club.
  • Volver a hacerse la prueba de diagnóstico para la COVID-19. Si resultan negativas los jugadores estarán autorizados a incorporarse a los entrenamientos junto con el resto de su equipo.
  • LaLiga facilita la realización de pruebas de diagnóstico para la COVID-19 a los convivientes con los jugadores afectados por el nuevo coronavirus.

  

Regreso a los entrenamientos

La noticia de la vuelta a los entrenamientos llegó para asegurar que el retorno a la competencia estaría próximo a realizarse. Fue el 18 de mayo de 2020 la fecha que indicaba el regreso de los futbolistas a los estadios para llevar a cabo la preparación con vistas a los posteriores enfrentamientos entre clubes.

Como es de suponer, este ansiado regreso estuvo marcado por estrictas medidas de seguridad para evitar nuevos contagios por coronavirus. Se permitirían entrenamientos en grupos de hasta 10 deportistas respetándose la distancia de 2 metros entre personas y evitando el contacto físico. Esta disposición iba dirigida a todos los clubes de fútbol. Los mismos deberían organizar sesiones de preparación por turnos, siguiendo la medida de no superar el 30% de capacidad que para deportistas tengan las instalaciones.

De vuelta a las competiciones profesionales

El 23 de mayo de 2020 el gobierno español anunciaba que a partir del 8 de junio las autoridades de futbol del país tendrían luz verde para organizar los encuentros profesionales suspendidos desde marzo. Luego de casi 3 meses de haber sido cancelados los encuentros entre clubes, tanto el Consejo Superior de Deportes como el Ministerio de Sanidad avalaban el regreso de los equipos a los estadios.

Cuando quedan 11 jornadas de competencia, se estima que el término de la misma sea para finales de julio de 2020. Aunque el nuevo cronograma de juegos será dado a conocer el 28 de mayo, es probable que la fecha que dé reinicio a la temporada sea el 12 de junio con un partido a cargo de los equipos Sevilla y Real Betis.

Como es de suponer, la interrupción de los enfrentamientos entre clubes obliga a organizar un calendario apretado para dar fin a la temporada en julio, como se pretende. Esto pudiera conllevar a programar encuentros entre semana, además de los ya habituales los viernes, sábados y domingos.

Entre las medidas que serán aplicadas para garantizar la seguridad sanitaria en este ámbito se confirma la realización de los juegos a puerta cerrada. Por ello, solo será permitida la entrada de un máximo de 197 personas a los encuentros. Además, se le realizarán test de detección de coronavirus a los futbolistas 1 día antes de los partidos y a cada persona que vaya a asistir le será controlada la temperatura antes de entrar a los estadios.

Antes de finalizar debemos resaltar que el futbol español cuenta con una de las mayores aficiones del mundo y por ende, su regreso será uno de los más esperados. De igual modo hay que reconocer que muchos estarán atentos a que se cumplan correctamente los protocolos de seguridad sanitaria para evitar nuevos contagios. De ello depende, en gran medida, que el público pueda nuevamente disfrutar los partidos desde los estadios.