Gante es reconocida en la actualidad como la ciudad belga con mayor concentración de edificios históricos y además, también se destaca por ser una de las ciudades medievales en mejor estado de conservación del continente europeo. Se ubica entre las ciudades de Brujas y Bruselas, desde las que se puede acceder fácilmente a solo 30 minutos en auto.

El alquiler de bicicletas para recorrerla es una de las opciones más populares que tienen los turistas, así como también las excursiones en barco por los canales de la ciudad.

Para que sepas que sitios no puedes perderte si decides visitar Gante, en este artículo te recomendamos cinco paradas imprescindibles.

Iglesia de San Nicolás (Sint-Niklaaskerk):

Uno de los principales atractivos turísticos de Gante es, sin dudas, la Iglesia de San Nicolás. Siendo uno de los monumentos más antiguos de la ciudad, en ella se concentra gran parte de su historia. Su construcción completa abarcó alrededor de dos siglos, exactamente del XIII al XV y se levantó sobre una iglesia románica que quedó destruida luego de un incendio.

Es su majestuosa estructura uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica escaldada, donde se pueden apreciar altas torres cónicas de piedras oscuras y grandes ventanales de cristal que permiten la entrada de luz natural inundando el recinto.

En sus inicios contó con numerosas obras de arte que a lo largo de los años fueron destruidas y por lo cual en la actualidad carece de una decoración típica del su estilo gótico. Sin embargo, cuenta con pinturas y esculturas que datan del siglo XVII y que complementan su impresionante diseño interior.

Puede ser visitada todos los días en los horarios de 10:00 de la mañana a 5:00 de la tarde.

Muelles Graslei y Korenlei:

Uno de los puntos más frecuentados, tanto por los residentes de Gante como por los turistas que llegan a esta ciudad, son precisamente los muelles de Graslei y Korenlei. Estas calles fueron en la antigüedad un sitio de mucha actividad comercial debido a su gran importancia económica.

En sus alrededores se levantaron numerosos edificios que servían como sede de diferentes gremios y que a día de hoy se mantienen en perfecto estado de conservación y donde podemos apreciar los estilos arquitectónicos de la época de su construcción.

En la actualidad, uno de los paseos más recomendados en Gante es el de estos muelles ya que además de brindarnos la oportunidad de ser testigos de parte del patrimonio de la ciudad, podemos degustar deliciosas ofertas gastronómicas en alguno de los restaurantes o bares ubicados en ellos.

Castillo de los Condes de Flandes:

Para aquellos que gustan de los encuentros con la historia, el Castillo de los Condes de Flandes es una de las paradas imprescindibles dentro de la ciudad de Gante. Se trata del único castillo de la época medieval en la región de Flandes que cuenta con sistema de defensa prácticamente intacto.

En la actualidad los que deseen conocerlo pueden recorrer las instalaciones de la muralla, la residencia condal, la portería, los establos y la torre homenaje. Encontrarán en exposición numerosos objetos pertenecientes al castillo como una colección de armas e instrumentos de tortura, así como también elementos que cuentan la historia del lugar desde sus inicios, lo cual representa un verdadero viaje al pasado.

Sus puertas están abiertas al público de viernes a miércoles desde las diez de la mañana hasta las seis de la tarde. Como parte de sus ofertas para un mayor disfrute de la instalación, en el Castillo se brinda la oportunidad de recorrerlo mediante visitas guiadas o con audioguías.

La torre del campanario (Belfort):

Otro de los sitios emblemáticos de Gante es su famosa torre del campanario que, junto con la de la Catedral de San Bavón y la de la Iglesia de San Nicolás, es una de las que dominan el casco antiguo de la ciudad.

Fue construida en el siglo XIV y con sus 91 metros de altura ha servido a través de los años como campanario para dar la hora así como para promover avisos y también como torre de vigilancia.

Al visitarlo tendrás acceso a una serie de exposiciones donde se muestran diferentes maquetas de la torre, dragones y campanas que formaron parte de su estructura. Al observarla se puede apreciar un majestuoso reloj del siglo XVII que aún funciona.

Otra de sus características más atrayentes es que desde la cima de la torre se obtienen las mejores vistas de la ciudad.

STAM, museo de la ciudad de Gante:

Por último, no podemos dejar de mencionar uno de los mejores lugares para conocer Gante a profundidad: el STAM, museo de la ciudad, ya que mediante sus exposiciones se recorre su historia desde la época medieval hasta nuestros días.

Entre las actividades dirigidas a público de todas las edades, las más gustadas son las de carácter interactivo. Mediante más de 300 elementos el museo pone a disposición del público la historia de la ciudad desde varias aristas.

Este maravilloso lugar está abierto al público lunes, martes, jueves y viernes de 9:00 am a 5:00 pm y los sábados y los domingos de 10:00 am a 6:00 pm.