Hungría es un excelente destino si te gusta disfrutar de tus días de descanso en contacto directo con la naturaleza ya que en su territorio se ubican numerosas áreas protegidas que representan un destino ideal para organizar unas vacaciones inolvidables.

En esta ocasión ponemos a tu disposición un top de 5 parques nacionales húngaros que te dejarán con deseos de comenzar desde este momento a planificar tu próxima visita a alguno de ellos.

1- Parque Nacional Aggtelek:

Como parte del conjunto de Grutas kársticas de Aggtelek y del karst eslovaco, el parque Nacional Aggtelek fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1995. Fundado desde 1985 como una de las áreas protegidas de Hungría, este parque nacional se extiende sobre 198,92 km² del territorio norte del país.

En su vasto territorio se ubican numerosas cuevas de piedra caliza y entre ellas se encuentra la cueva de estalactitas más grande del continente europeo denominada Cueva de Baradla. La misma tiene 26 km de largo y de estos, 8 se sitúan en Eslovaquia conocidos como Domica.

Es muy accesible desde la ciudad de Miskolc si se va por carretera, ya que se encuentra a solo 45 minutos de la misma. Mediante la práctica de senderismo se puede recorrer el parque y disfrutar de su maravillosa flora y fauna protagonizada por animales como ciervos, linces, águilas imperiales o halcones comunes.

Otras actividades que se pueden realizar para disfrutar del parque son las excursiones a caballo, recorridos en bicicleta o visitas a los pueblos locales.

2- Parque Nacional Tierras Altas de Balaton:

El Parque Nacional Tierras Altas de Balaton fue fundado como área protegida desde el año 1997 y sus territorios abarcan unos 569,97 kilómetros cuadrados aproximadamente. Está ubicado a orillas del lago Balaton, del cual recibe su nombre y lo componen principalmente 6 zonas de protección.

En su amplio territorio habitan más de 1200 especies dentro de las que se encuentran alrededor de 270 tipos de aves que pueden ser apreciadas mediante la práctica de senderismo por alguna de las rutas señalizadas para este deporte. Además de senderismo, los visitantes también tienen la oportunidad de practicar ciclismo, escalar, disfrutar del lago de múltiples maneras como paseos en lanchas, etc.

Es de muy fácil acceso desde la capital húngara ya que se puede ir en bus, tren o auto.

3- Parque Nacional Hortobágy:

Otro de los espacios protegidos de Hungría declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO es precisamente el Parque Nacional Hortobágy. Fue fundado como tal en enero de 1973 y en la actualidad se extiende sobre 82 000 hectáreas, característica que lo convierte en el área protegida de mayor tamaño del país así como también uno de los más extensos de Europa.

Ubicado al norte de la ¨Gran Llanura Húngara¨ el Parque Nacional Hortobágy es una excelente opción para quienes visitan este país y aman el contacto con la naturaleza. Durante un recorrido por su territorio es posible apreciar la hermosa variedad que contiene la flora y fauna del país. Además, en él conviven más de 230 especies de aves entre las que podemos mencionar cigüeñas, patos, gansos, perdices, golondrinas y garcetas.

De igual modo, en este parque es posible disfrutar de otros atractivos como el ¨Puente de los Nueve Agujeros¨, considerado el puente de piedra más largo del país así como del ¨Museo de los Pastores¨ donde se llevan a cabo diversas exposiciones en las que se evidencian rasgos típicos de la cultura local.

4- Parque Nacional Bükk:

Fundado en el año 1976, el Parque Nacional Bükk fue el tercero en ser considerado como un área protegida en Hungría. Abarca una extensión de 431,3 kilómetros cuadrados aproximadamente y gran parte de su territorio comprende las Montañas Bükk entre las que existen más de 20 colinas que alcanzan una altura mayor a los 900 metros.

Ubicado muy próximo a la ciudad de Miskolc, este parque nacional es una excelente oportunidad para hacer turismo de aventura y disfrutar de cerca de la flora y la fauna autóctona de Hungría. Durante la práctica de actividades como el senderismo, los visitantes que acudan al lugar tendrán el placer de apreciar especies de plantas y animales que solo habitan estas tierras, incluso algunos en peligro de extinción.

Otro de los elementos que atraen la atención de miles de excursionistas hacia este lugar son sus numerosas formaciones kársticas en las cuales existen diversas cuevas que están abiertas al público. Se conoce que en ellas habitaron hombres del período prehistórico, detalle que las convierte en un punto de frecuentes visitas.

5- Parque Nacional Kiskunság:

Declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera en el año 1975, el Parque Nacional Kiskunság comprende más de 570 kilómetros cuadrados de territorio que se mantienen bajo extremos cuidados de conservación y protección debido a que representan el hábitat de innumerables especies nativas de las cuales muchas se encuentran en peligro de extinción. Lo conforman 9 áreas que se distinguen por sus características ecológicas donde se distinguen zonas de vegetación exuberante de gran belleza.

Como parte de las actividades que pueden realizarse en el parque para vivir una experiencia memorable podemos mencionar que el senderismo con avistamiento de aves, es una de las más populares entre los que visitan este sitio.