La gastronomía suiza se ha visto influenciada por las tradiciones culinarias de países como Alemania, Francia e Italia. En la preparación de sus platos tradicionales es muy común encontrar ingredientes como la papa, la carne, el queso y el chocolate.

Mención especial dentro de la gastronomía que identifica a este país europeo se merece el queso. Los quesos que se producen en Suiza son conocidos a nivel internacional como uno de los mejores del mercado. Tienen una variedad de más de 400 tipos, muchos de los cuales son elaborados a partir de la leche cruda de la vaca. Para alcanzar esta maestría los suizos han desarrollado toda una carrera profesional alrededor de la elaboración de este producto, es por eso que para que una persona logre el título de maestro quesero debe tener una preparación de seis años en esta rama. Dentro de los quesos suizos más reconocidos se encuentran el Raclette du Valais, Sbrinz, el Gruyère, el Emmental y el Appenzeller.

Así mismo, en Suiza han sido pioneros en la elaboración de uno de los productos más gustados en todo el mundo: el chocolate. De esto también han desarrollado una maestría que los ha convertido en uno de los mejores productores del tan codiciado alimento. Hay que destacar que la mezcla del chocolate con leche se originó en este país y que como la textura lograda en el chocolate suizo no hay otra igual. En gran medida, la calidad que distingue al chocolate elaborado en esta región europea se debe al control riguroso sobre la elaboración del mismo y a la amplia cultura que existe a su alrededor. Un dato curioso sobre este tema es que los suizos consumen al año alrededor de 11 kilos de chocolate por persona.

A continuación te muestro algunos de los platos típicos de la gastronomía suiza.

La Raclette:

Para continuar hablando del queso, te comento que la Raclette es uno de los platos tradicionales más reconocido dentro de su amplio recetario tradicional que tiene como ingrediente principal este maravilloso producto.

Es originaria del cantón de Valais en Suiza y fundamentalmente era consumida por los pastores. En sus inicios se elaboraba acercándo el queso al fuego para fundirlo y luego esparcirlo sobre papas cocidas en ese mismo fuego. En la actualidad existen equipos electrodomésticos creados específicamente para la elaboración de este plato cuyo nombre es el mismo de la receta. Este consiste en una plancha donde se preparan los alimentos crudos y varias bandejas pequeñas a su alrededor en las cuales se funde el queso que se esparce sobre las papas asadas.

Es una receta de muy fácil preparación que se consume sobre todo en la temporada de invierno por su alto contenido calórico.

Älplermagronen:

Esta receta es originaria de la región de los Alpes Suizos. En su elaboración se ve reflejada la influencia de la cocina italiana en la suiza ya que es un plato cuya base son los macarrones. Eso sí, con el paso de los años los suizos han hecho suya la elaboración de las pastas que se consumen en este plato.

Además de los macarrones, los ingredientes que componen esta receta son papa, queso Gruyère, nata y nuez moscada. Se hierven las papas junto a los macarrones para una vez que estén blandos hornearlos junto al queso Gruyère durante unos 10 minutos. Por separado se preparan unos aros de cebolla que se agregan al plato una vez servido y todo se acompaña con una compota de manzana.

Resulta una combinación exquisita capaz de cautivar los paladares más exigentes.

Berner platte:

Esta receta es originaria del cantón de Berna y según cuenta la historia su creación data del siglo XVIII. Es por esto que de la misma existen muchas variaciones que pueden distar de la receta original.

De manera general, consiste en una preparación a base de una amplia variedad de carnes y embutidos entre ellas lengua de cerdo y vaca, tocino y lacón. Todo esto acompañado de verduras que pueden ser zanahorias, judías verdes y papas y condimentado con especias secas. El proceso de preparación es un poco largo pero el resultado merece la espera.

Suele comerse mucho en época de invierno pues es un plato que contiene un alto valor calórico.

Malakoff:

El malakoff es otra de las especialidades suizas donde el ingrediente principal es el queso. Esta receta viene del cantón de Vaud y tiene su origen en el siglo XIX. Por supuesto que podemos encontrar en muchas ocasiones que la preparación de aquellos tiempos es muy diferente a la de nuestros días, sin embargo la base sigue siendo la misma.

Para su elaboración se necesitan los siguientes ingredientes: queso Gruyère, vino blanco, harina, huevos, leche, ajo, pimienta, nuez moscada y pan. Se prepara una masa con el queso rallado, la leche, el vino blanco, la nuez moscada, los huevos y la pimienta. Poco a poco se va friendo esta mezcla junto con el pan hasta obtener el producto deseado. También en lugar de freír se puede hornear en dependencia del gusto de los consumidores.

Todo esto da como resultado un plato delicioso digno de ser servido en cualquier ocasión.

Como has podido apreciar la gastronomía suiza aunque no presenta en general elaboraciones muy complicadas si cuenta con una gran variedad de recetas que incluyen ingredientes que nos aportan importantes beneficios en nuestra nutrición.

Recuerda la nueva regulación que los Estados del espacio Schengen comenzarán a aplicar a partir del 2021. Es una autorización conocida como permiso ETIAS que tendrán que solicitar todos los ciudadanos de países que pueden viajar al espacio Schengen sin necesidad de visado. El permiso se gestionará de forma sencilla por vía electrónica y tendrá un costo de ocho euros para los mayores de edad. No tendrás que solicitarlo cada vez que viajes a alguno de estos países pues es válido durante tres años mientras el pasaporte tenga vigencia.