Cuando viajamos a un sitio que no hemos visitado con anterioridad siempre nos surgen dudas respecto al lugar al que vamos, lo que debemos saber de manera general y qué no podemos olvidar llevar en nuestra maleta.

Es común que muchas personas recurran a distintas fuentes de información para asegurar que su viaje sea perfecto. Si te encuentras en esta situación, y vas de visita a Europa por primera vez, te invitamos a continuar leyendo nuestro artículo. En él encontrarás datos interesantes que pueden serte muy útiles.

Viajar en temporada baja

Muchas ciudades europeas son blanco cada año de la visita de millones de extranjeros que desean descubrir sus encantos. Sobre todo, desde mediados de junio hasta finales de agosto es cuando más concurrencia de personas podemos encontrar en los sitios emblemáticos.

Venecia

Etias Visa

Aunque recorrer el viejo continente en la temporada estival permite disfrutar de un clima envidiable en casi todo momento, debemos mencionar que dificulta el fácil acceso a los lugares de mayor interés turístico como consecuencia de la afluencia de personas. Además, se puede apreciar un aumento en los precios de los servicios y productos así como también, las temperaturas llegan a ser muy altas en algunas ciudades.

Es por ello que en este punto recomendamos planificar nuestra visita durante la temporada baja. En especial en el otoño (septiembre-diciembre)  o la primavera (marzo-junio). Cada una de estas estaciones aporta un encanto especial a los países europeos.

Tanto en primavera como en otoño se aprecia menos multitud, lo que facilita el disfrute de los lugares más representativos de cada ciudad y el acceso a ellos sin tener que hacer filas interminables para visitar sus atracciones. Además, contrario a las características propias de la temporada alta, durante estos meses los precios suelen mostrarse más económicos y conseguir un vuelo o alojamiento no se vuelve un imposible.

Planifica tu viaje

Si tienes pensado viajar a Europa, en especial si vas a hacerlo por primera vez, no puedes dejar de planificar cada detalle. Una buena organización te ayudará a tener una idea de lo que quieres hacer y darle prioridad a las actividades que más te interesan. Además, podrás gestionar tu tiempo con mayor facilidad, garantizando que no desperdicies ni un segundo.

Debes tener en cuenta, sobre todo, si necesitas obtener un visado específico para ingresar al país que deseas visitar. En este punto podemos resaltar que en la actualidad existen numerosos países de América Latina que han establecido acuerdos de exención de visado con las naciones que integran el Espacio Schengen.

Esto permite a sus ciudadanos llevar a cabo visitas de corta duración sin necesidad de tramitar dicha autorización. Es por ello que recomendamos informarte al respecto, para que te asegures si debes o no realizar estas gestiones.

De igual modo, antes de comprar tu boleto es importante que conozcas que necesitarás un pasaporte emitido dentro de los últimos 10 años. El mismo ha de ser válido tres meses posteriores a la fecha en que piensas abandonar el Espacio Schengen.

Viaja asegurado/a:

Otro de los puntos clave a tener en cuenta cuando visitamos Europa, es que resulta imprescindible contar con un seguro de viajes. Si bien cuando organizamos nuestras vacaciones lo último que valoramos es la posibilidad de necesitar la ayuda de un seguro, contar con esto puede hacernos sentir mucho más tranquilos.

De igual modo, debes tener en cuenta que a tu llegada a algún país de la Unión Europea las autoridades migratorias en el aeropuerto pueden exigir que demuestres que cuentas con uno que cubra toda tu estancia en su territorio. De no hacerlo, podría llegar a ser un motivo para no permitir tu acceso.

En este sentido, es válido recomendar que al adquirir un seguro de viajes no debes limitar su alcance por economizar. Como bien dicen, es mejor precaver que lamentar luego el haber escatimado en gastos al respecto.

En cuanto a este tema es importante aclarar que no solamente se trata de garantizar atención médica si fuera necesario. Los seguros van mucho más allá. Por ejemplo, existen los que además de incluir servicios de salud ofrecen atención en gastos de cancelación, robos, regreso anticipado, envío de maletas olvidadas, etc.

Desde aquí aconsejamos que dispongas de un tiempo para encontrar un seguro adecuado, que se adapte a ti y al tipo de viaje que vas a realizar.

Organiza tu equipaje

Una cuestión que suele preocupar mucho a quienes visitan Europa por primera vez es qué incluir dentro de su equipaje. Relacionado con este tema cada cual tiene su propio criterio pero aquí te podemos brindar algunos consejos para que armes tu maleta.

En primer lugar deberás tener en cuenta las condiciones climatológicas del país que vas a visitar justo en el momento de tu llegada y durante tu estancia. Hacer una breve investigación al respecto te ayudará a no ocupar espacio en tu equipaje con prendas de ropa que no usarás.

Ante las dudas puedes optar por piezas que te resulten cómodas y con las que te sientas a gusto. Ten en cuenta que si vas por primera vez es posible que realices grandes caminatas, por lo que un buen calzado será indispensable. Si te preocupa no tener la ropa adecuada para un evento determinado, nuestro consejo es que lleves prendas que te sirvan para varias ocasiones, así ganarás en espacio y en tiempo a la hora de decidirte.

Por otro lado, no debes olvidar incluir objetos de primeros auxilios que te sean realmente útiles. Además, es aconsejable que empaques un kit de costura para las emergencias que se puedan presentar. Tampoco debes olvidar tu neceser, que deberá ser de un material ligero si deseas aligerar tu equipaje. Ten en cuenta que resultará mucho más cómodo si utilizas aquellos diseñados para estas funciones.

Como desplazarte dentro de Europa

Antes de aterrizar en Europa debes conocer el sistema de transporte del que puedes hacer uso, tanto de manera local en cada país que visites como para viajar de un estado a otro.

En este sentido cada nación tiene sus particularidades que aconsejamos investigar con antelación. De manera general podemos mencionar algunos datos interesantes al respecto.

Aunque popularmente los aviones sean el medio de transporte más costoso, en internet es posible encontrar vuelos verdaderamente económicos para viajar dentro de Europa. Numerosas aerolíneas low cost brindan ofertas muy ventajosas mediante las cuales podemos ahorrar tiempo de nuestro viaje.

Por otro lado, muchos son los que prefieren trasladarse en tren debido a que los precios de los boletos son más baratos y se conectan con mayor cantidad de destinos, incluso con los pueblos más pequeños. Cada día aumenta la cantidad de personas que escoge este medio de transporte para su desplazamiento gracias al desarrollo de una gran red de trenes de alta velocidad equipados con todos los elementos necesarios para brindar una atención excelente a cada pasajero.

Trasladarse de un país a otro dentro de Europa también es posible en autobús. Sin embargo, aunque hay compañías que operan a nivel internacional, este método no es el más recomendable debido a la distancia a recorrer en la mayoría de los casos. No obstante, cuando se trata de ir de una ciudad a otra, es el más económico entre los que ya hemos mencionado.

Si has llegado hasta aquí, luego de leer nuestro artículo, conocerás los aspectos fundamentales que no debe olvidar quien visite Europa por primera vez. Tener en cuenta cada detalle de los mencionados con anterioridad pueden aportarte la seguridad de gestionar tu viaje de la mejor manera posible.